jueves, 15 de enero de 2015

UNA DE “MÉDICOS” Y MARATONES



Nos empeñamos en hablar de griegos y de Grecia, como si de un único pueblo o estado se tratara pero, cuando empleamos estos términos para la edad Antigua, al menos para la época arcaica, caemos en un anacronismo, pues lo que hoy denominamos Grecia fue en realidad durante siglos un conglomerado de ciudades-estado (πόλεις) independientes, cuyo único punto de unión era la lengua.
Lo estudiábamos a comienzos del cada vez más lejano septiembre. Igual que Charlie Brown y sus amigos solo escuchan un farfullar sin sentido cuando hablan los adultos, así también los griegos de la Antigüedad oían tan solo bar-bar-bar cuando escuchaban hablar una lengua que no fuera la propia. De ahí el término bárbaro (βάρβαρος) para referirse a los extranjeros. Se trata de una palabra de origen onomatopéyico.


Al margen de la coalición griega que, según la leyenda y los textos homéricos, arribó a las costas de Troya, tenemos que esperar al siglo V a. C. y a las Guerras Médicas para volver a ver la unión de los pueblos griegos, una vez más, para hacer frente a un enemigo externo.
Las Guerras Médicas, que nada tienen que ver con la salud, sino con los medos o persas, enfrentaron a un Imperio Persa en expansión, bajo la dirección primero de Darío y después de Jerjes, y a un grupo de ciudades griegas que intentaron apoyar a las colonias jonias de Asia Menor que aquellos habían conquistado. Aquí os dejo un mapa para que os hagáis una idea aproximada de lo que estuvo en juego durante el conflicto. 


Sobre él trataremos durante los próximos días pero supongo, amigos míos, que estáis ya echando de menos un nuevo palimpsesto y, sobre todo, un enigma con el que entretener la materia gris empachada de turrones y cava. Ahí vamos, pues.
El caso es que a estas guerras se remonta el origen de segunda prueba más larga del deporte rey, que no, señores, no es el fútbol, sino el atletismo. Hablamos, por supuesto, del maratón, una carrera de 42 km que la élite mundial recorre, hoy por hoy, en poco más de ¡dos horas! En concreto, Kimetto, el plusmarquista mundial, lo hizo en Berlín el pasado septiembre en 2h03:23. Aquí os dejo el tráiler de un interesante documental sobre tan magnética prueba, no sin antes haceros un encargo. Y es que la primera tarea del año es descubrir por qué el origen del Maratón se remonta a las Guerras Médicas.
En vuestros comentarios no debería faltar la identificación del topónimo Maratón, así como la descripción de lo que allí aconteció durante el conflicto y la relación con los infernales 42 km. que hoy recorren los locos de la carrera.
Corred, corred, mis jóvenes amigos.


5 comentarios:

  1. Filippines, fue un soldado que lucho en las guerras medicas, en el que los persas atacaron a los griegos. Los atenienses pidieron refuerzos a los troyanos, así que enviaron a Filippines a pedir enviar el mensaje. Al llegar los Troyanos dijeron que lucharan en luna llena. Filippines vuelve para devolver el mensaje, los Atenienses, impacientes, atacan a los Persas y ganan. Los persas huyen con el objetivo de atacar la ciudad de athenas. así que Filippines recorre 40 kilómetros hacia el pueblo de Maratón al que llega y muere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas tardes, pies ligeros! No me queda claro en tu comentario qué es lo que ocurrió exactamente en la batalla de Maratón y dónde estaba este lugar. Y... hay distintas versiones del recorrido del héroe y para qué lo hizo pero su nombre no es Filippines -que me recuerda, más bien, a esa galleta perfecta de chocolate- ni los troyanos tuvieron nada que ver en el asunto. Sí otro pueblo de origen griego. Así que... ¡prueba otra vez! A lo mejor alguno de tus compañeros puede echarte una mano.

      Eliminar
  2. ¡Hola de nuevo! espero que esta vez se presente mi comentario a tiempo, tal y como hizo Filípides cuando tuvo que recorrer aproximadamente 40km desde Maratón hasta Atenas, para avisar a los suyos de la victoria en la guerra, y que no quemasen como gesto de ira los poblados y asesinasen a los niños. Por suerte, como ya dije, Maratón consiguió llegar a tiempo. Esta es la leyenda bonita, aunque también hay versiones que explican que había recorrido antes de la batalla de maratón, unos 240 km para conseguir refuerzos. Un poco difícil que lo hiciese en dos horas, ¿no creéis?

    ResponderEliminar
  3. se me olvidó mencionarlo, en el caso de el recorrido de 240 km, hubiese sido desde Atenas hasta Esparta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llega Vd. a tiempo, señor Erostarbe. Efectivamente, la versión más difundida de la leyenda cuenta que la prueba del maratón, de la que una servidora es devota, por cierto, como de todo el fondo y semifondo, tiene su origen en el topónimo de Maratón, una llanura relativamente cercana a Atenas, unos 40km, donde se desarrolló la gran batalla que enfrentó a atenienses y persas en la I Guerra Médica. Filípides o Fidípides, sería el soldado ateniense que recorrió esos 40km que separaban Maratón de la gran urbe para anunciar la victoria griega.
      Hay, ciertamente, otras versiones, que hacen mucho mayor la gesta. El lunes las comentaremos en clase para demostrar que, aunque el tópico y la tradición tienden a simplificar, la realidad es, casi siempre, mucho más compleja. ¡Buen trabajo, Jorge!

      Eliminar

Salve, amice! // χαίρε!

Tu profesora de Cultura Clásica te agradece la visita y tu evidente intención de dejar un comentario pero antes de escribir recuerda, por favor, que no solo importa qué vas a decir sino también cómo. Procura que tu comentario esté correctamente articulado y redactado y, por supuesto, revisa que no contenga faltas de ortografía.

Gratias plurimas! // εὐχαριστώ πολύ