sábado, 24 de enero de 2015

MÁS GUERRAS MÉDICAS PARA SUBIR EL ÁNIMO



No deja de ser curioso, o mejor, paradójico, que en estos tiempos en que tanto nos toca justificar la vigencia del mundo clásico, no dejen de multiplicarse las referencias a este en los ámbitos más variados. En este mismo lugar hemos dejado ya unos cuantos ejemplos entresacados de series y películas más o menos conocidas y con fines de lo más diverso.
Sí es cierto, no obstante, que las más de las veces se acude al mundo grecolatino en busca de materiales con los que inspirar y, palabra muy de moda por aquí y por allí, motivar. Así, Pep Guardiola se hizo célebre en su etapa como entrenador del Barça no solo por la calidad del juego y los triunfos de su equipo, sino también porque, al parecer, poco antes de los partidos importantes, hacía ver a sus jugadores un vídeo en el que combinaba imágenes del Barça con otras de la película Gladiator de Ridley Scott, el lema de cuyo protagonista no es otro que “fuerza y honor”.


Sin embargo, cuando de arengar se trata, se acude con mayor frecuencia a los célebres 300 espartanos inmortalizados en el cómic de Frank Miller y, más aún, en la célebre película de Zack Snyder. De hecho, el día que con ocasión de San Crispín os expliqué qué era una arenga y os “regalé” el discurso de Enrique V de Shakespeare, fue la frase del espartano Leónidas “esta noche cenaremos en el infierno” la primera que se le ocurrió al bueno de Aitor como ejemplo. 

300 acontece durante las Guerras Médicas y desarrolla bastante libremente lo sucedido durante la célebre derrota griega de las Termópilas, en la que una coalición de aliados griegos resistió durante días, bajo la dirección de unos pocos espartanos -los trescientos del título-, a un ejército persa infinitamente superior comandado por Jerjes. Según lo relata Heródoto, uno de los más grandes historiadores griegos, tan solo mediante la traición de un siniestro personaje consiguieron los persas derrotar al ejército griego, que se había visto favorecido, hasta ese momento, por la orografía del lugar.
Vuestra tarea en esta ocasión consiste en:
1. averiguar la identidad de tal traidor,
2. descubrir el significado del topónimo Termópilas -pues es un nombre parlante- y
3. preparar un breve resumen de no más de 15 líneas en el que consten los datos fundamentales de la batalla: fecha, localización, contexto histórico, partes enfrentadas, desarrollo de la misma.
Valor, mis jóvenes amigos, o, que dirían los guerreros de Leónidas, ¡au, au, au!

2 comentarios:

  1. Nuestro "Judas" es Efialtes, un pastor con un increíble odio hacia los espartanos que, sin pensárselo dos veces, consiguió dinero a cambio de mostrarles a los hombres de Jerjes un camino secundario dónde asaltarían a los espartanos y conseguirían la victoria.

    El nombre de Termópilas viene de "puertas calientes" pues el agua de estas se calentó cuando Heracles se sumergió en ellas mientras ardía vivo.

    finalmente: comienzo a contar
    -la batalla de las termópilas tuvo lugar en el paso se extiende desde Lócrida, en Tesalia, entre el monte Eta y el mar, ocurrió en el 480 a.C.
    En esta conocida batalla, los Espartanos y los Persas, los cuáles estaban enfrentados por los Persas, que buscaban conseguir más tierras, y los Griegos frente a esta amenaza, intentaron oponerse de la mejor manera posible. situada en el contexto histórico de la segunda guerra médica. Tras su derrota en Maratón, Jerjes reunió un tremendo ejército para, esta vez no fallar y salir victorioso, y así lo hizo, pero poco le faltó para salir como vencido en lugar de vencedor. Estuvieron a punto de tirar la toalla, pues el camino principal por el que debían pasar estaba sellado, y si no hubiese sido por el ya nombrado Efialtes, no habría tenido lugar la batalla en la que los Medos salieron victoriosos


    ResponderEliminar
  2. ¡Buen trabajo, Jorge! Ya tenemos toda la información. Quizá, tan solo... ¿por qué ardía Heracles cuando tuvo que sumergirse en las aguas? Pero das en el clavo con todo. Eso sí, ¡ojo a la redacción, joven amigo! Hay un par de anacolutos y "cual, cuales" relativo nunca, nunca, nunca, never, ever... lleva tilde :)

    ResponderEliminar

Salve, amice! // χαίρε!

Tu profesora de Cultura Clásica te agradece la visita y tu evidente intención de dejar un comentario pero antes de escribir recuerda, por favor, que no solo importa qué vas a decir sino también cómo. Procura que tu comentario esté correctamente articulado y redactado y, por supuesto, revisa que no contenga faltas de ortografía.

Gratias plurimas! // εὐχαριστώ πολύ