domingo, 30 de noviembre de 2014

UNA DE PROFESORES DE LATÍN



No son pocos los ejemplos célebres de profesores de una u otra materia que ha alumbrado el cine. Estáis más que hartos, supongo, de ver películas ambientadas en las aulas de un instituto más que conflictivo donde los alumnos pertenecen a bandas, llevan navaja y solo ocupan sus pupitres para entretener el tiempo entre tiroteo y tiroteo y hacer que el profesor de turno caiga en una depresión nerviosa. Entonces, justo cuando nos disponemos a desahuciar definitivamente a tan peligrosos energúmenos llega un profesor nuevo, generalmente joven, que, tras unos comienzos dubitativos, consigue devolver a los angelitos al buen camino y demuestra que lo único que necesitaban era a alguien que los escuchara. Ejem, ejem... Pues bien, este profesor-mesías lo es siempre, o casi siempre, de Literatura, raramente de Música, nunca jamás de Latín.
Al contrario, los ejemplos de profesores de Latín que ha dado el cine, si se exceptúa, quizá, al William Hundert (Kevin Kline) de El club de los emperadores, aúnan en sí lo que un buen profesor no debería hacer en clase. Para muestra, os traigo dos botones bien distintos. El primero, entresacado de Tortura (Sjöberg-Bergman), recibe el muy parlante apodo de Calígula (¡ay!) y se dedica a satisfacer sus sádicos impulsos con uno de sus sufridos estudiantes.


El segundo, más benévolo, imparte clase de Latín en la elitista academia de Welton (Nueva Inglaterra) y sus clases, tan tradicionales como plomizas, sirven de contrapunto a las tan audaces como inspiradoras del profesor Keating, protagonista de la célebre El club de los poetas muertos (Peter Weir). Pero por aburridas que sean, las clases de este anodino maestro nos sirven para ilustrar ciertas características de la lengua latina. 


 Vuestra tarea de hoy vuelve a ser triple, pues tres son las preguntas que debéis contestar:
1. ¿Por qué el apodo de Calígula es tan apropiado para el sádico profesor de Tortura?
2. ¿Qué están haciendo en el vídeo el profesor de latín y sus estudiantes? ¿Qué son los casos? ¿Y las declinaciones?
3. ¿Qué gran error cometen en la pronunciación de determinados casos?

Me despido ya, no sin antes encomendaros una última tarea. Explicad, por favor, a vuestros compañeros que mis clases de Latín, Griego y Cultura Clásica poco o nada tienen que ver con la de los dos ejemplos vistos, pues ni son peligrosas ni aburridas... ¿no?

2 comentarios:

  1. Calígula (Cayo Cesar): Emperador que sucedió al anterior gobernador llamado Tiberio. De pequeño caminaba con su padre por el campo de batalla, lo cual le hacia mucha gracia a los demás soldados, ya que este llevaba un uniforme militar en miniatura (incluso las botas). Por esto le llamaban Calígula ( "botitas" ), de mayor tal mote le molestaba mucho. para describir como era de emperador sólo tengo que enseñaros un texto de "Wikipedia": Existen pocas fuentes supervivientes que describan su reinado, ninguna de las cuales se refiere a su persona de manera favorable...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Jake, Calígula fue un emperador romano caracterizado por su crueldad y perversidad -¡o perversiones!- y por sus excentricidades. ¡Se dice que hasta llegó a nombrar senador a su caballo!

      Eliminar

Salve, amice! // χαίρε!

Tu profesora de Cultura Clásica te agradece la visita y tu evidente intención de dejar un comentario pero antes de escribir recuerda, por favor, que no solo importa qué vas a decir sino también cómo. Procura que tu comentario esté correctamente articulado y redactado y, por supuesto, revisa que no contenga faltas de ortografía.

Gratias plurimas! // εὐχαριστώ πολύ