miércoles, 3 de junio de 2015

LA ATLÁNTIDA ERA ESTO



Llegamos al final de esta maravillosa singladura, muchachos, y lo hacemos, creo, de un modo más que coherente con lo que han sido estos nueve meses, con una muestra más de vuestra creatividad, imaginación, pasión y descaro. El autor de la magnífica pieza que aquí os traigo no es otro que nuestro “pies ligeros” favorito, acérrimo defensor de los actos de Lord Elgin, apasionado de Lovecraft y capaz -habilidad homérica donde las haya- de tomar apuntes con la mina de un compás.
Hablamos, por supuesto, de nuestro amigo Jake Lightfoot, quien ha nacido para estudiar Cultura Clásica, como lo habéis hecho también todos los demás: Jorge, que lleva el drama en la sangre, y durante estos meses ha sido capaz de ponerse en la piel de un cíclope gangoso, Guillermo de Baskerville y el tebano Edipo; María, nuestra impuntual dama, nuestra Yocasta, siempre dispuesta a proponer temas para el debate en el improbable caso de que decayera la conversación (la gallina o el huevo, las prácticas eugenésicas, la necesidad de ser puristas...); Aitor, que abandonó su pertinaz silencio para revelarse como un magnífico actor y un perspicaz comentarista filosófico y sonreír indulgente con todas nuestras locuras; y, por supuesto, Gorka, nuestro enlace con el mundo, siempre despierto y atento.
Sois un quintento magnífico, el mejor de los posibles y esta nostálgica profesora de Cultura Clásica ya os está echando de menos. ¡No cambiéis nunca! Si acaso, quizá, tan solo, trabajad un poco más...
Y ahora... que hablen los dioses... ¡Bravo, Jake!
                                              
Nota bene: la pieza que sigue a continuación es la respuesta de un estudiante de 15 años a la siguiente pregunta de examen:
“La Atlántida: fuentes fundamentales para el conocimiento del mito, descripción, teorías sobre su ubicación

¡La Atlántida! ¡Oh, gran ciudad! ¿Por qué, oh, por qué acabasteis, Atlantes, por cometer hybris?

Corifeo: La gran ciudad, tan avanzada, descrita en los comentarios de Platón.
Zeus: Tan grandes se creyeron que acabaron obligándonos a nosotros, los dioses, a causar un maremoto con secuelas como la inundación de la isla de Creta, ¡a causar un genocidio!
Corifeo: Tan utópica era esta isla en tres círculos dividida y con un templo dedicado a Poseidón...
Hermes: Ea, padre, ¿acaso no oíste los rumores? Se cree que algunos atlantes sobrevivieron.
Zeus: No te alteres, hijo mío, no durarán mucho.
Hermes: Eso no es todo, ¡oh Zeus! Algunos mortales intentan averiguar dónde estaba tan gran ciudad.

Coro: Pobres los mortales que intentan racionalizar el mito. ¿No saben, acaso, aceptar la magia de esta ciudad, acompañada siempre del epíteto “perdida”?

Corifeo: Investigan, sobre todo, la isla de Creta, confundiendo la civilización minoica con la atlante.
Hermes: Y eso no es todo, pues algunos creen que está en Doñana.
Zeus: ¡Doñana! ¿En España? ¿Cómo pueden confundir Tartessos con la Atlántida?

Coro: ¿No dejarán estar el mito? ¿No podrán simplemente creer en Narnia?

Zeus: Dejadlos, pues son ellos los que pierden sus recursos en hallar una ciudad que yo, con mis hermanos, destruí.

2 comentarios:

  1. Gratias plurimas, mi gran profesora de clasicas. Como a todos me da pena tu viaje, pero(siempre habra peros), nada me hace sentirme mas orgulloso que formar parte de tu Happy crew. Nunca olbidare las doss horitas de cultura clasicay mucho menos a su profesora

    ResponderEliminar
  2. Orgullo el mío, Iacobe, orgullo el mío. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Salve, amice! // χαίρε!

Tu profesora de Cultura Clásica te agradece la visita y tu evidente intención de dejar un comentario pero antes de escribir recuerda, por favor, que no solo importa qué vas a decir sino también cómo. Procura que tu comentario esté correctamente articulado y redactado y, por supuesto, revisa que no contenga faltas de ortografía.

Gratias plurimas! // εὐχαριστώ πολύ