sábado, 11 de abril de 2015

ELEPHANTES SVNT!



Más de dos mil años antes de que J. R. R. Tolkien (El Señor de los Anillos) imaginara siquiera la gran batalla de los campos de Pelennor, en la que el ya de por sí temible ejército de orcos causara estragos entre los defensores de Gondor por obra y gracia de inmensos elefantes, un general cartaginés llamado Aníbal Barca desafió la política de expansión romana en una maniobra célebre que le llevó a cruzar los Alpes ¡en elefante! 


La más que comprensible aprensión de Merry en la saga épica de Tolkien, llevada al cine por Peter Jackson, nos parece una buena muestra de lo que debieron sentir las legiones romanas al ver a los fieros guerreros cartagineses guiando tales moles. Aníbal venció a los romanos en cuatro célebres batallas pero fue, pese a todo, finalmente derrotado en Zama.
Estamos en la segunda (218-212 a. C.) y más conocida de las tres Guerras Púnicas que enfrentaron a Roma con la poderosísima Cartago (actual Túnez) por el control del Mediterráneo, si bien la leyenda atribuye a los cartagineses un móvil mucho más romántico: vengar a la reina Dido, que en la bruma de los tiempos fue abandonada por Eneas, cuando partió en busca de una nueva Troya. La reina Dido, nos cuenta Virgilio en la Eneida, no pudo soportar la marcha de su amado y terminó quitándose la vida. Su hermana Ana pronunció ante su pira las siguientes palabras:

“¡Feliz, ay, demasiado feliz si no hubieran jamás naves troyanas arribado a mis playas!”
            (Virgilio, Eneida, IV)

Vuestra tarea en esta ocasión, mis esforzados amigos, no es otra que investigar qué territorios actuales ocupaba el antiguo reino de Cartago y cuál fue el final de una de las potencias que consiguió poner en mayores apuros a la todopoderosa Roma. ¡Valor!

2 comentarios:

  1. Como bien has explicado anteriormente, Cartago consiguió atormentar ferozmente a Roma y parar la eminente expansión de tal Imperio. Pero, (siempre habrá peros...) los Cartagineses ganaron a grandes costas y resultando que al final los Romanos remontaran sobradamente a los Cartagineses tomando finalmente Cartago cuando Anìbal se encontraba retirado en Àfrica. Después de la batalla de Zama, Roma ganó definitivamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, Sr. Lightfoot pero... siempre hay "peros", ciertamente. ¿Fue la batalla de Zama el final de Cartago? ¡No! Fue el final de la segunda Guerra Púnica. Habría todavía una tercera Guerra Púnica y un par de romanos destacados de los que deberíais hablar aquí. Ahí van sus iniciales como pista: C., inspirador espiritual de la destrucción de Cartago; E., el militar que la llevó a cabo.

      Eliminar

Salve, amice! // χαίρε!

Tu profesora de Cultura Clásica te agradece la visita y tu evidente intención de dejar un comentario pero antes de escribir recuerda, por favor, que no solo importa qué vas a decir sino también cómo. Procura que tu comentario esté correctamente articulado y redactado y, por supuesto, revisa que no contenga faltas de ortografía.

Gratias plurimas! // εὐχαριστώ πολύ