domingo, 28 de septiembre de 2014

MITOLOGÍA ENTRE REJAS


Poco después de prometerse a su novio Larry, Piper Chapman, neoyorquina de bien, ingresa en la prisión de mínima seguridad de Litchfield para cumplir quince meses de condena por un delito de su loca, loca juventud: transportar dinero del narcotráfico para su ex novia. Pronto descubre que, pese a las aparentemente enormes diferencias con el resto de internas, todas son, en último término, víctimas de sus propios errores y de decisiones equivocadas. Hablamos, claro está, de Orange is the new black, una comedia demoledora que debió arrasar en la última edición de los Emmy. Su humor, por desgracia, ha resultado, de momento, demasiado ingenioso para los académicos más rancios de la televisión.
Pues bien, una de las reclusas más divertidas y deslenguadas es Nicky Nichols, heroinómana rehabilitada, más o menos, que en la escena que aquí os dejo hace una curiosa y arriesgada interpretación del mito de Ícaro.
La tarea de hoy es más sencilla y directa que la de otras ocasiones. Tenéis una semana para dejar un comentario a esta entrada en el que resumáis la versión tradicional del mito, tal cual lo relata el Diccionario de Mitología Griega y Romana de Pierre Grimal (editorial Labor, Barcelona, 1997), que podéis y debéis encontrar en la biblioteca.
Leed, leed, mis jóvenes amigos.

10 comentarios:

  1. vaya vaya... con que fan de Orange Is The New Black... desde luego una gran serie que debuta de un humor, como tu dices, de lo más ingenioso. Habrá que pasarse a echar una ojeada sobre la leyenda de Ícaro, una leyenda que siempre he adorado desde que era un enano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fan devota y confesa, sí señor. Inteligente, divertida, ácida... ¡Hasta dan ganas de ir a parar a una cárcel de mínima seguridad! Bueno, no...
      Por aquí os espero. Por cierto, el diccionario es amarillo y está en la sección de Latín y Griego, a la derecha de la puerta. ¡Espero vuestros resúmenes!

      Eliminar
    2. ahora mismo me acabo de ver el cuarto capítulo, y todavía no ha pasado ni un solo momento que me deje indiferente, desde luego el modo de adentrarse en el pasado de cada personaje a modo de Flashbacks, haciéndonos así, estar más atentos para entenderlo (ya que tampoco es fácil pillar el pasado, hay que atar cabos muy bien planteados) y la verdad, si te fijas, tiene un humor, que en numerosos momentos te hace sonreír o reír como un poseso, lo que esta claro es que es una serie muy buena.
      Habrá que acabar creando un foro de Pelis y Series... porque esto se nos va de las manos.

      Eliminar
    3. Los flashbacks están muy muy bien traídos, sí señor, con sutiles relaciones con el presente. Y esto mejora en la segunda temporada, ya verás.
      Y... sí, se nos va de las manos, se nos va... De todos modos, tú y todos tenéis abierto "Bajo el diente del ahorcado" y su sección "Fanáticos en serie" para escribir siempre que queráis.
      Veamos, mientras tanto, qué me contáis sobre Ícaro

      Eliminar
  2. El mito de Ícaro

    Ícaro fue hijo de Dédalo y de una esclava de Minos llamada Náucrate. Cuando Dédalo hubo enseñado a Ariadna cómo podría Teseo encontrar su camino en el laberinto, y, tras de haber dado muerte Teseo al Minotauro, Minos, irritado, encerró en el laberinto a Dédalo y a su hijo.



    Pero Dédalo, a quien nunca faltaban recursos, fabricó para Ícaro y para sí mismo unas alas, y las fijó con cera en los hombros de su hijo y en los suyos propios, hecho lo cual, ambos emprendieron el vuelo.

    Antes de partir, Dédalo había recomendado a Ícaro que no se remontase con exceso ni volase demasiado bajo. Pero Ícaro, lleno de orgullo, no atendió los consejos de su padre; elevóse por los aires, y se acercó tanto al Sol que la cera se derritió, el imprudente fue precipitado al mar de Icaria (el que rodea la isla de Samos).

    Otra versión contaba que Dédalo había huido de Atenas después de haber asesinado a su sobrino y discípulo Talo. Su hijo Ícaro, desterrado a su vez, había emprendido la búsqueda de su padre. Pero naufragó en las aguas de Samos, y el mar de aquellos parajes recibió un nombre derivado del suyo (como en la versión ordinaria). Las olas arrojaron su cuerpo a la costa de la isla de Icaria, donde Heracles le dio sepultura.





    Se decía también que Ícaro y Dédalo habían huido de Creta cada cual en un barco de vela. Dédalo acababa de inventar el uso de las velas, pero Ícaro no supo gobernar el suyo y naufragó. O bien que, al abordar en la isla de Icaria, saltó torpemente a tierra y se ahogó. todas estas variantes tienen por objeto reducir el carácter maravilloso de la aventura suprimiendo el episodio de las alas.

    Ensenábase la tumba de Ícaro en un cabo del mar Egeo. Se contaba también que Dédalo había erigidos dos columnas, una en honor de su hijo y la otra señalada con su propio nombre, en las islas del Ámbar; y también que había representado con sus propias manos, en las puertas del templo de Cumas (dedicado a Apolo), el triste fin de su hijo.

    Aunque en muchas vertientes de la leyenda de Ícaro se ha suprimido el episodio de su vuelo épico, éste sin duda ha sido el que más ha trascendido hasta nuestros días. Posiblemente contado por muchos como modo de explicar gráficamente las consecuencias nefastas a las que puede desembocar el poder mal usado. La fuerza y el saberse poderoso, en este caso, nubló por completo a la inteligencia y los consejos de Dédalo, que tras su vuelo llegó sano y salvo a las isla de Cumas.

    Este es el fragmento de la historia de Ícaro.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias Jorge!
    Como habrás podido ver y tus compañeros también -me consta que habéis pasado por la biblioteca, así que entiendo que si no tengo aquí vuestros comentarios es por los caprichos de la tecnología y las complicaciones de la cobertura menesa- son varias las versiones que se transmiten de un mismo mito.

    Nos vamos a quedar en el caso de Ícaro con la más conocida. El resto, como bien señala Jorge, son un intento de racionalizar el mito, es decir, de hacer los hechos que narra más verosímiles. Pero nosotros, amigos míos, como los niños de Peter Pan, creemos en la magia y no necesitamos de prosaicas versiones. Por cierto que todas las versiones tienen un carácter ETIOLÓGICO -nueva palabra para vuestro glosario-: aportan la causa de por qué el mar de Icaria y la isla de Icaria se llaman como se llaman. Mañana lo desarrollamos en clase.

    Por lo demás, Jorge, efectivamente la leyenda de Ícaro trata sobre los nefastos efectos de una falta muy humana: la soberbia.

    ResponderEliminar
  4. Soy:Aitor Alonso.

    En el libro de la biblioteca había tres variaciones sobre el mito, pero yo he elegido el primero, allá voy:

    Dédalo, el arquitecto del rey Minos y Naucrate, una esclava tuvieron un hijo llamado Ícaro. Cuando Teseo llego a Creta, Dédalo le enseño una forma de no perderse en el laberinto y matar al minotauro. Cuando el rey Minos se entero mando encarcelar a Dédalo y a Ícaro en el laberinto.
    Salir del laberinto fue fácil pero para salir de Creta, Dédalo advirtió a Ícaro sobre el peligro que correría si se acercaba mucho al sol. Ícaro desobedeció y se acerco mucho al sol. Sus alas se deshicieron y cayo al mar. De ahí probablemente venga el nombre del mar de Ícaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Aitor! ¡Bienvenido!

      Antes que nada, ya me he enterado de que por tu zona internet no marcha muy bien. No te preocupes. Cuando tengas problemas para participar en el blog, dímelo y ya buscamos una solución. Puedes entregarme los comentarios en papel y yo me encargo de subirlos, por ejemplo. O podemos buscar un recreo para que puedas usar alguno de los ordenadores del instituto. ¡Tú tranquilo!

      Buen resumen el que nos presentas de la versión más conocida del mito y además introduces otra falta habitual de los humanos, que no queda impune en el mundo mítico: la desobediencia. Ya veremos más ejemplos en clase...

      ¡Ojo, eso sí, a la ortografía! Te has dejado cinco tildes por el camino. Las agudas acabadas en vocal llevan tilde. Ahí lo dejo...

      ¡Por aquí y por allí nos vemos!

      Eliminar
  5. Soy Gorka

    En la mitología griega es hijo del arquitecto Dédalo, el cual, construyo el famoso laberinto del minotauro.
    Dédalo decidió escapar de Creta pero dado que Minos controlaba el mar y la tierra decidió fabricar unas alas mientras su hijo Ícaro enlazaba plumas.

    Cuando al fin termino las alas, se las puso a su hijo y le enseño como volar, cuando estaban ya los dos preparados para volar dédalo le advirtió a s hijo que no volase ni alto ni bajo ya que se estropearían las alas.

    Cuando Ícaro ya había pasado varias islas ascendió de la emoción y se le despegaron las plumas se cayó al mar y murió entonces su padre en la isla de Sicilia construyo un templo en honor a Apolo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Otro clasicista al que tenemos de vuelta! Parece que esto vuelve a funcionar. ¡Recibido, Gorka! Ojo, eso sí, a la ortografía. Las agudas acabadas en vocal llevan tilde y el "cómo" de "cómo volar" también. Aunque no lo parezca, es interrogativo.

    ResponderEliminar

Salve, amice! // χαίρε!

Tu profesora de Cultura Clásica te agradece la visita y tu evidente intención de dejar un comentario pero antes de escribir recuerda, por favor, que no solo importa qué vas a decir sino también cómo. Procura que tu comentario esté correctamente articulado y redactado y, por supuesto, revisa que no contenga faltas de ortografía.

Gratias plurimas! // εὐχαριστώ πολύ